Entretenimiento

Las relaciones entre Irán y EEUU desde la retirada de Trump del acuerdo nuclear

Miami, Estados Unidos, Venezuela, Caracas
Todas las finales internacionales disputadas en Paraguay

El 7, Irán anuncia que volvió a enriquecer uranio en la planta de Fordo (180 km al sur de Teherán), como lo había anunciado el presidente Rohani, lo que constituye la cuarta fase de reducción de los compromisos iraníes en respuesta a la salida de EEUU del acuerdo nuclear

Las relaciones entre Teherán y Washington se han deteriorado de forma imparable desde la retirada unilateral de Estados Unidos, en mayo de 2018, del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní.

Trump sale del acuerdo –

El 8 de mayo de 2018, el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncia la retirada de su país del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní y el restablecimiento de sanciones económicas contra Teherán.

Firmado en Viena en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido Francia y Alemania, el acuerdo permitió el levantamiento parcial de sanciones contra Teherán a cambio del compromiso de no desarrollar armas nucleares.

Pero Francia, Alemania y Reino Unido afirman estar “determinados” a aplicar el acuerdo de 2015, y a “mantener los beneficios económicos” para la población iraní.

Sanciones

El 21 de mayo de 2018, el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo enumera 12 condiciones para cerrar un “nuevo acuerdo” con demandas mucho más draconianas sobre el programa nuclear y balístico de Teherán y su rol en los conflictos en Medio Oriente.

El 7 de agosto de 2018, Washington restablece severas sanciones económicas contra Irán. Grandes empresas internacionales cesan sus actividades o proyectos en la República islámica.

El 5 de noviembre entran en vigor sanciones estadounidenses contra los sectores petrolero y financiero iraníes.

Medidas de Irán –

El 8 de mayo, Irán decide dejar de limitar sus reservas de agua pesada y uranio enriquecido, desafiando compromisos adquiridos en el marco del acuerdo nuclear.

Donald Trump impone nuevas sanciones contra “los sectores iraníes del hierro, el acero, el aluminio y el cobre”.

El 24 de junio, Trump firma un decreto que impone sanciones contra el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, y otros altos responsables del régimen.

El 1 de julio, Irán anuncia haber superado el límite de 300 kg impuesto por el acuerdo de 2015 a sus reservas de uranio poco enriquecido.

El 7, Teherán anuncia que comenzará “durante el día” a enriquecer uranio a un nivel prohibido por el acuerdo de 2015, en el marco de la anunciada reducción de compromisos de Irán.

Teherán amenaza también con liberarse de otras obligaciones en materia nuclear si no se encuentra una “solución” en un plazo de “60 días” con sus socios dentro del acuerdo.

Golpe diplomático de Irán –

El 25 de agosto, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif realiza una visita sorpresa a Francia.

Donald Trump dice que está dispuesto a entrevistarse con Rohani según las circunstancias.

Rohani exhorta a EEUU a “dar el primer paso suspendiendo todas las sanciones”.

El 4 de septiembre, Teherán considera como terminada la mediación francesa tras rechazo estadounidense a levantar las sanciones.

Escalada

El 14 de septiembre rebeldes hutíes de Yemen reivindican ataques contra instalaciones petroleras sauditas.

Irán niega cualquier responsabilidad en el ataque y rechaza acusaciones de Estados Unidos, Arabia Saudita, Alemania, Francia y Reino Unido.

El ataque reactiva el temor de una confrontación militar con Irán, que en junio derribó un dron estadounidense en el Golfo.

Enriquecimiento de uranio –

El 26 de septiembre, el OIEA anuncia que Irán recomenzó a enriquecer uranio en nuevas centrifugadoras.

El 3 de noviembre, Ali Jamenei, reitera su oposición a cualquier diálogo con Estados Unidos.

El 4, Irán anuncia que produce cinco kilogramos de uranio levemente enriquecido por día, diez veces más que a comienzos de septiembre.

El 7, Irán anuncia que volvió a enriquecer uranio en la planta de Fordo (180 km al sur de Teherán), como lo había anunciado el presidente Rohani, lo que constituye la cuarta fase de reducción de los compromisos iraníes en respuesta a la salida de EEUU del acuerdo nuclear.

Ese mismo día, Irán anuncia que retiró la acreditación a una de las inspectoras del OIEA por un incidente ocurrido “la semana pasada” en Natanz, centro del país.