Política

Alcanzan acuerdo comercial con China

Canadá, Buenos Aires, Tokio, Moscú, Beijing, Sidney
Caito Lorenzo: "‘Gracias totales’ será un homenaje a los fans de Soda"

Sin embargo, el trato disipa, al menos de manera temporal, un conflicto que ha inquietado a los mercados financieros y ha repercutido en el crecimiento económico mundial

El gobierno del presidente Donald Trump canceló ayer su plan de imponer a partir de mañana nuevos aranceles sobre $160,000 millones en importaciones chinas gracias a un modesto acuerdo provisional que reduce las tensiones en una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Como parte del acuerdo, el gobierno de Estados Unidos también reducirá del 15% al 7.5% los gravámenes sobre las importaciones que ya estaban en vigor sobre $112,000 millones en productos chinos.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, comentó a los reporteros que a cambio, China acordó comprar $32,000 millones en productos agrícolas estadounidenses en el transcurso de dos años.

Beijing también se comprometió a poner fin a una añeja práctica en la que presionaba a las compañías para que entregaran su tecnología como condición a poder acceder al mercado chino.

Lighthizer señaló que Beijing también había aceptado retirar unas barreras no arancelarias del mercado chino para productos como carne, aves de corral, mariscos, y alimento para mascotas y ganado.

En total, Estados Unidos espera un aumento de $200,000 millones en las exportaciones durante dos años como resultado del acuerdo.

“Esperamos que el déficit comercial disminuya”, comentó Lighthizer, y agregó que el acuerdo probablemente será firmado en la primera semana de enero e implementado 30 días después.

“Todo está escrito”, señaló. “Todo está completamente saldado”.

Sin embargo, el gobierno no publicó una documentación detallada del acuerdo y dijo que el texto seguía siendo traducido entre chino e inglés. En ocasiones anteriores, ambas partes habían parecido estar cerca de firmar un acuerdo sólo para que las negociaciones colapsaran poco después.

Asuntos sin resolver

El acuerdo “Fase 1″ deja algunos temas de suma importancia sin resolver, sobre todo las quejas de Estados Unidos sobre que China subsidia injustamente a sus propias compañías para darles una ventaja en los mercados mundiales.

Sin embargo, el trato disipa, al menos de manera temporal, un conflicto que ha inquietado a los mercados financieros y ha repercutido en el crecimiento económico mundial.

“Este acuerdo deberá hacer mucho para revertir la espiral descendente en las relaciones comerciales bilaterales y aumentar la certeza para las empresas estadounidenses”, dijo Wendy Cutler, exnegociadora de comercio que ahora funge como vicepresidenta del Instituto de Política de Sociedad de Asia.

Sin embargo, advirtió que “no está claro qué tan lejos va el acuerdo de Fase 1 para abordar los temas estructurales clave que llevaron a Estados Unidos a entablar negociaciones hace 17 meses”.

El presidente Trump, quien fue el primero en anunciar el acuerdo a través de Twitter, dijo que el trabajo para un pacto de “Fase 2″ comenzaría inmediatamente.

El anuncio se produjo minutos después de que la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes aprobó los cargos de juicio político de abuso de autoridad y obstrucción al Congreso en contra de Trump, lo que llevó a la Casa Blanca a destacar que el presidente “nunca deja de trabajar y sigue haciendo acuerdos exitosos que benefician a este país”.