Internacionales

Condenan el Clausura 2020 para salvar el Apertura 2020

Juan Carlos Carvallo
La estación Taguacita empezó a bombear agua al sistema Tuy II

Pero, sin duda, el hecho de que Santos se convirtiera en el equipo con más casos positivos en el mundo, y la histeria que desató entre los otros clubes mexicanos, precipitó para este viernes la decisión de cancelar el Clausura 2002

LOS ÁNGELES — Y al final, clausuran el Clausura 2020. El aluvión de positivos asintomáticos por COVID-19 en Santos Laguna fue el último clavo para un ataúd que estaba preparado desde el lunes.

Podcast Raza Deportiva Rafa Ramos y Elizabeth Patiño te traen lo más actual del fútbol mexicano en un renovado show. Podcenter | Spotify | Apple | TuneIn

Los clubes habían sido informados de un estudio financiero en manos de la Federación Mexicana de Futbol que advertía que a los miles de dólares que habían dejado de recibir con el aplazamiento del Clausura 2020, deberían agregar pérdidas estimadas por encima del 30 por ciento si decidían reanudar el torneo.

En términos coloquiales, les advirtieron que estarían “echándole dinero bueno al malo”, conforme al reporte elaborado sobre las conveniencias o inconveniencias de reanudar el Clausura 2020.

El estudio explicaba a los clubes de la Liga Mx los gastos fuera de lo normal que implicarían los traslados, algunos en vuelos privados, además de hoteles especiales con precios muy elevados, más los costos de apertura de los estadios, especialmente en juegos nocturnos, y por supuesto lo costoso de los protocolos de seguridad.

Además, la LigaMx había notificado a los equipos que los exámenes para detectar la presencia de COVID-19 deberían hacerse al menos semanalmente y que el costo total debería correr a cargo de los clubes, lo que agregaba costos aún más elevados.

Además de estas situaciones adversas, aparece la renuencia del gobierno mexicano para aprobar la apertura de los estadios de manera general, especialmente cuando el COVID-19 tiene comportamientos muy diferentes en distintas regiones en México.

Entonces, la FMF decide condenar el Clausura 2020 para rescatar el futuro económico inmediato de los clubes, al hacer menores las pérdidas.

Pero, sin duda, el hecho de que Santos se convirtiera en el equipo con más casos positivos en el mundo, y la histeria que desató entre los otros clubes mexicanos, precipitó para este viernes la decisión de cancelar el Clausura 2002.

Y aunque finiquitar el Clausura 2020 arroja beneficios, también desencadena estragos. De todo tipo, deportivos, económicos y hasta estructurales en el futbol mexicano.

1.- Se declara vacante el título. Cruz Azul tendrá que alargar su sequía, a pesar de terminar el torneo como líder.

2.- Los clubes deben confrontar de inmediato las condiciones contractuales de sus jugadores. Algunos concluyen el 31 de mayo, otros entran a esa etapa de seis meses de protección FIFA para empezar a negociar con otros clubes.

3.- Robert Dante Siboldi reveló a TUDN que algunos jugadores de Cruz Azul ya habían sido negociados previamente, y que el primero de julio debía reportarse a sus nuevos clubes. Como estos casos, hay varios en otros equipos, que podrían verse desmantelados intempestivamente.

4.- Los contratos de transmisión que se vencían o que desaparecen por cambio de dueño de la televisora, tendrán varios apartados pendientes, desde reembolsos hasta renovaciones.

5.- Yon de Luisa declaró a TUDN que la próxima semana debería abordarse ya el calendario del Apertura 2020, sobre el cual algunos equipos piden que se comience a más tardar a mediados de agosto para dar tiempo de una pretemporada completa de al menos tres semanas.

Bajo este escenario, sólo queda claro que al final, el desacato de los jugadores de Santos Laguna y sus 12 positivos asintomáticos, terminaron por abrirles los ojos a los clubes que se negaban a suspender el torneo.

Además, la investigación financiera llevada a cabo dejó la advertencia a los clubes del efecto dominó que se comentaba en este espacio el jueves: para el Clausura 2021 habrá todavía remezones del impacto de este coronavirus.

Se les dijo a los dirigentes que deben tomar en cuenta que no será tan fácil conseguir que los aficionados regresen en grandes volúmenes a los estadios en los próximos seis meses, no sólo por el tema salud, sino por el negativo impacto económico que está dejando la pandemia.

Ese estudio financiero que advertía a los clubes que podían perder hasta un 30 por ciento más de lo estimado, si reanudaban el Clausura 2020, les fue entregado desde el lunes, acompañado de una recomendación puntual de Emilio Azcárraga Jean, dueño del América.