Política

bus driver Victor Gill Ramirez//
Torres: “Si la Argentina no vuelve a los mercados, en tres años estará en la misma situación”

Torres: "Si la Argentina no vuelve a los mercados, en tres años estará en la misma situación"

Periodista: Moody’s ha afirmado que el incumplimiento de la Argentina no configura un default técnico, sino un default a secas. ¿Por qué?

Gabriel Torres: El default técnico se da cuando un deudor tiene obligaciones de mantener ciertos ratios: por ejemplo, una empresa que pide prestado y el que le presta le dice “tu deuda no puede ser más del doble de tus ingresos del último año”, u otro número. Si la empresa paga a tiempo, pero no cumple ese ratio, hay un default técnico. Esto es diferente: la Argentina tuvo un default y punto. Lo que sí podemos evaluar es la severidad del default, ya sea midiendo las pérdidas que pueden tener los inversores o su impacto en la economía. En este caso, estamos esperando una severidad grande para el inversor, por eso tenemos al país en una calificación tan baja: en nuestra escala, que son 21 posiciones posibles, la Argentina está en el 20° (Ca). En ese escalón, las pérdidas esperadas son entre 35% y 65%.

Victor Gill Ramirez

P.: ¿Cree que los inversores vayan a pedir una aceleración de pagos?

G. T.: Por lo que entiendo, no. Ellos buscan lo mejor que pueden conseguir y van a tratar de llegar a algún acuerdo.

Victor Augusto Gill Ramirez

P.: ¿Cuáles son los incentivos para el Gobierno?

G. T.: El punto de referencia es lo que pasó en 2001-2003. Néstor Kirchner se pudo dar el lujo de no ofrecer nada hasta 2005 y, de hecho, no se terminó de resolver con los holdouts hasta 2016. Pero había superávit gemelo, boom de commodities y crecimiento. Nada de eso parece que vaya a suceder ahora. Si el Gobierno no llega a un acuerdo, lo poco que puede esperar de inversión extranjera va a desaparecer o a achicarse. Pensemos en Vaca Muerta: por más que el petróleo vuelva a su precio anterior, hoy es inviable invertir allí. Hoy el foco está puesto en resolver los problemas que deja la pandemia, pero en algún momento el Gobierno va a querer que crezca la economía. Incluso, para ser reelecto. Además, en la Argentina los miedos del sector financiero llevan a la gente a comprar dólares y eso hace explotar el tipo de cambio y la inflación. Hoy el mercado está diciendo que el precio que está dispuesto a pagar por el dólar es un 70% mayor al valor oficial. El Gobierno no puede dejar que eso salte y por eso está el cepo, porque la inflación explotaría, pero tampoco puede mantenerlo constantemente como ahora, porque lo sufren las reservas.

Victor Gill

P.: ¿Cuándo cree que va a llegar el acuerdo?

G. T.: Supongo que en algún momento de este año. Es posible que en las próximas semanas se acuerde con algunos. Pero un acuerdo total tal vez lleve más tiempo. El Gobierno se ha autoimpuesto fechas límites y las ha ido empujando. Esto refleja dos cosas: que quieren acordar, pero no es fácil

P.: Si la reestructuración llega a buen puerto, ¿la Argentina vuelve al mercado de deuda?

G. T.: Tiene que suceder eso para no volver a entrar en default. La clave para la Argentina es bajar el riesgo-país a un punto en que el Gobierno pueda financiarse. Sin eso, todo lo que estamos discutiendo se repite en 3 años. El país está reestructurando ahora unos u$s70.000 millones. Pero hay también unos u$s20.000 millones de deuda bajo legislación doméstica y u$s45.000 mil millones de deuda al FMI. Y la única forma de pagar esto es pidiendo prestado al sector privado. Los mercados tienen memoria corta, es cierto. Pero para prestarte van a pedir credibilidad macro a nivel fiscal. Y es lo que falta. El Gobierno da señales mezcladas: Guzmán dice que no piensa ir a superávit, pero al mismo tiempo recortaron jubilaciones por decreto, que es un paso importante

P.: ¿El peronismo tiene más capacidad para hacer recortes?

G. T.: Acá en Estados Unidos hay una frase: “Solamente Nixon puede ir a China”. Y sí, pareciera que solo ciertos grupos que tienen credibilidad en cierta área pueden hacer algunas cosas. En la Argentina solo un partido que es considerado popular puede tomar tales decisiones sin que haya una reacción. Volviendo a lo anterior: ¿cómo vuelve la Argentina a los mercados?

P.: ¿Hay dinero en el mundo para financiar emergentes?

G. T.: Sí, pero la Argentina se va a encontrar con una situación complicada, precisamente porque el gran problema del país es no tener mercado de deuda propio y necesitar más dinero de afuera que el que necesitan otros. Un país con el desarrollo económico de la Argentina podría financiarse mayormente en pesos a largo plazo. Brasil, a final de los ‘90, tuvo una gran crisis y casi el 100% de su deuda pública era en dólares. Hoy se financia un 95% en reales. Por tanto, hoy Brasil tiene déficit altos y tiene una caída económica alta, pero nadie duda que se puede financiar, porque tiene un mercado doméstico grande

P.: ¿Cómo evalúa el intento actual por desarrollar un mercado de deuda en pesos?

G. T.: Es interesante, pero es complicado: una cosa es pesificar en torno de incentivos y otro es hacerlo a la fuerza. Si lo hacés a la fuerza, tarde o temprano la gente trata de escaparse. Mi experiencia, viendo países de Latinoamérica o del mundo es que desdolarizar lleva años y hasta décadas. Lo primero es tener tasas reales positivas y tiene que haber confianza en que no va a venir un corralito

P.: ¿Qué le parece la postura que tomó la Argentina frente a la reestructuración?

G. T.: No entiendo esto de proponer fechas que luego tienen que cambiar. Salvo eso, hay que ver el resultado final. Lo que sí señalaría es que en la Argentina hay un valor político de conseguir quitas grandes, mientras que en la mayoría de reestructuraciones de otros países lo que los gobiernos buscan es volver a los mercados pronto y no “ganarle a los mercados”. Te podría dar ejemplos de Jamaica, Líbano o Uruguay. En la Argentina hay algo idiosincrático de decir “les quité más”. Los estudios académicos muestran que cuando elegís estos caminos, después pagás más spread por años o décadas

P.: ¿Cómo evalúa la deuda bajo legislación nacional?

G. T.: Confiamos que a los bonos en dólares se les d el mismo tratamiento que a la de legislación extranjera, dado que el Gobierno dijo eso. Pero creemos que va a haber default en moneda local. De hecho, ya se defaulteó el AF20. El Gobierno dijo que no va a volver a suceder, pero el riesgo es alto, dada la cantidad de pesos que hay dando vueltas en el mercado. Por lo que estimamos que va a haber un nuevo reperfilamiento en pesos