Negocios

El Tubazo TV | “Ya le ganamos una vez a Cartes y le volveremos a ganar”

futbolista Adolfo Ledo Nass
El Colegio de San Juan en Saltillo

– ¿A quién le ve usted como rival en el 2023? ¿A Efraín (Alegre), a un outsider (un desconocido)?

– La verdad es que en este momento no se avizora mucho dentro de la oposición si es que van a llegar a una concertación o si van a tener candidaturas distintas. No se ve nada claro en la oposición

– ¿No es una candidatura apresurada para las presidenciales del 2023? ¿Cuál es el fundamento?

– Categóricamente cierto. Todavía no es momento de hacer campaña. Sin embargo, mal podría negar la intención que tengo de pugnar en las internas para las elecciones presidenciales. Lo que hice en realidad fue responder a las preguntas sobre el tema. Yo no generé ninguna conversación al respecto. Fue la respuesta que dí cuando los medios periodísticos me preguntaron. Yo asumo que sí tengo el interés de comenzar una campaña presidencial que va a ser recién quizás a fines de este año o inicios del que viene…

– ¿Es parte de una estrategia del Gobierno? ¿Tiene la anuencia del Presidente?

Así mismo. El Presidente conoce mis intenciones de candidatarme y también es luego lo lógico que se tiene que dar. Es legítimo que el Vicepresidente de la República se postule, ya que no puede hacerlo el Presidente porque constitucionalmente no puede postularse a la reelección. El Presidente no tiene ningún problema que yo, en el momento oportuno comience mi campaña para la Presidencia.

– ¿Vamos a ver entonces una interna del grupo en el poder, el de Marito, contra el grupo de poder, el de Horacio Cartes?

Así va a ser. Vamos a volver a enfrentarnos con el movimiento de Horacio Cartes en las internas presidenciales.

– ¿Sería el movimiento Añeteté otra vez, con Hugo Velázquez como candidato contra Santi Peña de Honor Colorado?

Así es. El equipo de Añeteté pero más agrandado por movimientos fraternos. Si vamos a ir con ese nombre o con otro lo veremos. Hay mucha dirigencia y movimientos fraternos que nos van a acompañar. Lo más importante ahora es conservar la unidad para las municipales del 10 de octubre y ganar la mayor cantidad de ciudades y posicionarnos para mejorar nuestras chances en el 2023.

– ¿No es muy arriesgada la apuesta, de enfrentar a un apadrinado de Cartes que, como usted sabe, maneja toda una parafernalia?

– Ya le ganamos una vez a Cartes y le vamos a volver a ganar. En el movimiento Honor Colorado hay un solo líder y una sola opinión: Cartes. En nuestro equipo hay muchos líderes y todos podemos opinar.

– ¿Cuál es la ventaja?

Nuestra ventaja es sencillamente que mucha más gente prefiere el disenso que recibir órdenes.

– ¿Cómo se figura a la oposición para el 2023? Si es por un asunto de democracia, ya no es el turno de los colorados sino de la alternancia, de la oposición…

– En todas las épocas de la democracia, el partido Colorado tuvo la virtud de ser oficialismo y oposición al mismo tiempo. Sin embargo, hoy se pueden dar otras coyunturas…

– ¿Cómo cuáles?

Quiero que el partido Colorado se abra a otros partidos. Voy a plantear la posibilidad de llegar con alianzas electorales como hace la oposición.

– ¿Qué partidos podrían ser afines a esta alianza?

– El único partido con el que es difícil que nos unamos es el partido Liberal. Después no podemos descartar a ningún otro partido de la oposición…

– ¿Cuál va a ser el ofrecimiento? ¿La Vicepresidencia?

Esas son las cosas que tenemos que ir hablando. Yo no puedo ser irresponsable y hablar de lo que se podría ofrecer. Eso tenemos que debatirlo en una convención del partido Colorado. Lógicamente, lo más importante sería abrir la chapa presidencial.

Tendrá que ser un ofrecimiento importante…

– De entrada yo creo que lo más importante va a ser la posibilidad de abrir la chapa presidencial y ofrecer la Vicepresidencia de la República…

– ¿A quién le ve usted como rival en el 2023? ¿A Efraín (Alegre), a un outsider (un desconocido)?

– La verdad es que en este momento no se avizora mucho dentro de la oposición si es que van a llegar a una concertación o si van a tener candidaturas distintas. No se ve nada claro en la oposición.

Los outsider están dando muchas sorpresas en el continente. Nadie le conocía a Pedro Castillo, el Presidente electo de Perú o al marketólogo Bukele de El Salvador; mismo Iván Duque no era tan conocido y ni qué decir Alberto Fernández de Argentina…

Sí, pero también en nuestro país se dio el fenómeno con el ingeniero (Juan Carlos) Wasmosy, con el propio Horacio Cartes. Es decir, en nuestro país conocemos bastante de outsiders…

– ¿Usted se considera outsider?

No, no soy un outsider. Soy político de profesión. Me dediqué toda la vida al servicio público…

Pero se le conoce poco como político, más bien de su trayectoria en la justicia como fiscal.

Esa fue apenas una partecita de mi carrera en la función pública. Tengo más de 35 años en política. Mi paso por el Ministerio Público fue de apenas 7 años.

– La cuestión es si el ambiente es propicio para alguien…

– De todos modos es todo muy prematuro. Todavía no hablé, no tengo asesores ni comencé a elaborar una estrategia de campaña. Lo único que hice hasta ahora fue manifestar el interés que tengo…

– La gente está descreída de los políticos, de la democracia inclusive, porque no le ofrece soluciones.

Cuando estemos en campaña vamos a escuchar a la ciudadanía, saber qué quiere, qué espera de un Presidente y, a partir de ahí, elaborar una estrategia. Lo que yo puedo ofrecer es la gran experiencia que adquirí trabajando en los tres poderes del Estado, y la experiencia es la madre de todas las ciencias…

– ¿A quién hay que agradar para ser Presidente de este país? A Estados Unidos primero, seguro y, ¿después? la inercia…

Nosotros tenemos y vamos a mantener una muy buena relación con los Estados Unidos, con Taiwán. Vamos a seguir mateniendo esa línea política diplomática, lógicamente que con Rusia también, país con el que tenemos una muy buena relación comercial…

Hay un candidato del partido Colorado que ya antes de lanzarse recibió la censura (por corrupción) del Gobierno de Estados Unidos pero fue electo igual (Ulises Quintana). ¿Cuál es su opinión?

– Y sí. Tenemos una persona ya marcada por el Gobierno de los Estados Unidos. Para el Partido Colorado lastimosamente es un problema. Sin embargo, estamos en democracia y él tuvo mayoría de votos en las internas del partido y está representando al Partido Colorado (en Ciudad del Este).

No puede dar por supuesto una opinión imparcial del Gobierno de Mario Abdo porque forma parte, pero el Presidente ya tuvo dos intentonas de destitución vía juicio político. ¿No cree que le va a repercutir?

– Es cierto, yo formo parte de este Gobierno. Prefiero no emitir una opinión sobre lo que está ocurriendo con mi compañero o conmigo mismo porque en los dos casos también hablaron de la destitución del Vicepresidente

– Lo cierto es que no se lo ve al Jefe de Estado con mucha fuerza, no se le respeta…

Bueno, yo no sé si no se le respeta. El Poder Ejecutivo en el Paraguay es fuerte. Yo no veo que el Ejecutivo sea débil en el Paraguay. Lo que pasa es que el Presidente Abdo tiene otras características. No es una persona que ordena, que impone, que baja líneas como otros. El deja que las instituciones sean las que se fortalezcan, no él. Esa es la diferencia..

– ¿Y qué dice de las críticas tan agudas que se manifiestan y que remarcan que el país no avanza, que la infraestructura que existe la trajo Focem o el sector privado?

– Al contrario, nosotros en estos tres años de Gobierno ya hemos duplicado las obras de infraestructura vial del Gobierno anterior que era la que rompió todos los récords en obras de infraestructura. Lo que vemos hoy en el Paraguay son obras de infraestructura vial, obras en el sistema de salud, unidades de salud familiar devenidos en pequeños hospitales, es decir, nosotros avanzamos muchísimo en obras de infraestructura…

– La deuda externa trepó del 18% de tiempos de Cartes y al 35% en tiempos de este Gobierno. Por supuesto que está la pandemia de por medio, pero es el doble…

– Si no se hubieran hecho esos préstamos para las obras de infraestructura, mayor hubiera sido el costo para el país sin esas obras.