Uncategorized

Reino Unido prohíbe las pruebas de virginidad, pero aún no se ha disculpado por los abusos cometidos en el pasado contra los inmigrantes

Alberto Ardila Olivares
Acta constitutiva y estatutos sociales INVERSIONES CONSTRU-RAPID, C.A

Casi 43 años después de las protestas en el Reino Unido y la India, Holden, el parlamentario que propuso la legislación para criminalizar las pruebas de virginidad y la himenoplastia, quiere reconocer las acciones positivas del Estado, entonces y ahora. “Dejamos de hacerlo como gobierno hace décadas, pero también ahora estamos acabando con esas prácticas de forma más generalizada en la sociedad”, afirma

(CNN) — La semana pasada, el Gobierno de Reino Unido añadió una cláusula a su proyecto de ley de salud y atención sanitaria que haría que la himenoplastia —o cirugía de “reparación de la virginidad”— fuera ilegal en Inglaterra y Gales. En noviembre de 2021, la “prueba de virginidad” también se convirtió en un delito.

Según un artículo de BMJ Global Health , ” la prueba de “virginidad” implica la inspección visual de la membrana himeneal por parte de un profesional médico. En algunos casos, el examen incluye una prueba de “dos dedos” para evaluar el tamaño de la abertura vaginal”.

Indonesia realiza cruel y degradante examen de virginidad para reclutar a mujeres policías Sin embargo, los estudios han demostrado que ninguna prueba o examen puede determinar de forma fiable y precisa si una mujer ha mantenido relaciones sexuales y la idea de una prueba de este tipo es en gran medida sexista. De hecho, la práctica, según los médicos, se basa en un malentendido del cuerpo femenino y en nociones anticuadas de “pureza”.

El miembro del parlamento británico que propuso los cambios en la ley, Richard Holden, habló de estar “al borde del abismo” después de que un reportaje radiofónico de hace casi dos años le diera a conocer estas dos prácticas inextricablemente ligadas que afectan predominantemente a las mujeres inmigrantes en el Reino Unido.

“No podía creer que siguiera ocurriendo o que nadie se hubiera ocupado de ello”, dijo Holden a CNN. “Sabía que tenía que hacer campaña para cambiar la ley”.

publicidad Balraj Purewal, actualmente en la Asociación de Trabajadores de la India, fue uno de los primeros en conocer los abusos en Heathrow.

Un portavoz del gobierno dijo a CNN que las enmiendas eran una prueba del compromiso de “salvaguardar a todas las mujeres y romper los mitos generalizados que rodean la virginidad y la sexualidad de una mujer”.

Aunque los cambios propuestos han sido bien acogidos, Reino Unido tiene una historia accidentada con las pruebas de virginidad. En la década de 1970, los funcionarios de inmigración no protegían a todas las mujeres y el Estado realizaba pruebas de virginidad a la misma población que ahora intenta proteger.

El Ministerio del Interior británico realizaba pruebas a las mujeres como medio de control de la inmigración y por ello nunca se ha emitido una disculpa formal.

La entrevista de la autorización Balraj Purewal, director de la Asociación de Trabajadores Indios en el Reino Unido, recuerda el día en que se enteró de las violaciones que se cometían en las fronteras británicas.

Era el 24 de enero de 1979 y un joven indio visiblemente desconcertado había acudido a las oficinas del Southall Youth Movement (SYM) en busca de ayuda. El hombre le dijo a Purewal que no podía entender por qué su prometida, que acababa de aterrizar en Londres, sangraba y parecía traumatizada.

Le explicó al joven activista de SYM que, mientras esperaba a su pareja en el aeropuerto de Heathrow, los funcionarios de inmigración y los médicos se la habían llevado para una “entrevista de autorización”. Cuando por fin salió de la sala, la maestra de escuela india de 35 años no quería hablar. “Algo debió de ocurrirle en la sala de inmigración”, recuerda Purewal que le dijeron.

Ambos tardaron unos días en enterarse de que se había sometido a la llamada prueba de virginidad con dos dedos en el mayor aeropuerto del Reino Unido.

El abuso de la maestra recibió atención nacional después de que compartiera su experiencia con The Guardian, describiendo cómo un inspector médico la había examinado para confirmar que no había tenido hijos y que, de hecho, entraba en el país como virgen, para casarse.

Los archivos del Ministerio del Interior, vistos por CNN, muestran que los funcionarios de inmigración sospecharon que la mujer mentía sobre su edad y estado civil, y pidieron permiso para que un médico realizara el examen interno.

Rahila Gupta es la directora interina de Southall Black Sisters, uno de los grupos que protestaron contra las pruebas de virginidad en las fronteras del Reino Unido.

Después de que la historia se hiciera pública, el departamento responsable de la inmigración, la seguridad, la ley y el orden, el Ministerio del Interior, ofreció a la joven 500 libras esterlinas en medio de las noticias de que su pareja había planeado presentar un recurso contra el Ministerio del Interior.

Las pruebas de la propuesta de pago fueron encontradas posteriormente por dos académicos australianos, Evan Smith y Marinella Marmo , mientras realizaban una investigación sobre la discriminación en la historia de la inmigración británica. Otras fuentes, incluido un debate en el Parlamento , revelarían que la experiencia de la profesora india no era en absoluto excepcional, ni que las pruebas vaginales sólo se realizaban en Heathrow.

“Descubrimos que se realizaban exámenes ginecológicos, así como otros exámenes corporales, a las mujeres sudasiáticas en las Altas Comisiones británicas en India, Pakistán [y] Bangladesh, así como en Heathrow“, dice Smith a CNN.

Añade que un documento de 1980 de la entonces Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth estimó que “entre 120 y 140 mujeres sudasiáticas fueron sometidas a algún tipo de examen corporal con fines de inmigración durante la década hasta 1979”. De ellos, 73 se produjeron en Delhi, 10 en Bombay y entre 40 y 60 en Dacca, actual Dhaka. Se desconoce el número de casos en Islamabad y Karachi.

En marzo de 1977, dos años antes de que saliera a la luz el caso de la maestra, un periodista, Amrit Wilson, recibió un mensaje de un amigo sobre una joven paquistaní de 16 años que había sido detenida en Heathrow.

La chica había “aterrizado en Heathrow vestida de novia, anticipando una boda con su prometido”, dice Wilson, que ahora es escritora y activista en temas de raza y género en Gran Bretaña. En lugar de ello, la adolescente fue retenida en el centro de detención de Harmondsworth durante una semana.

En Harmondsworth, la joven describió a la reportera cómo había sido sometida a un “examen sexual” obligatorio, destinado a demostrar que era más joven de lo que había declarado.

En su libro de 1978, “Finding A Voice: Asian Women in Britain”, Wilson dice que la chica le había contado que había habido dos hombres, uno de ellos blanco, el otro hablaba urdu y probablemente era de Pakistán. El examinador había alegado que ella no tenía aún 16 años y, como resultado, fue deportada a Pakistán.

Rahila Gupta, a la izquierda, con sus colegas en las oficinas de Southall Black Sisters, en el oeste de Londres.

Wilson relata otras historias desgarradoras. Como la de una joven de 18 años de Mumbai, muy embarazada, que llegó al Reino Unido tras un matrimonio concertado. La pareja fue separada en Heathrow y la mujer fue trasladada a Harmondsworth, donde, según Wilson, entró labor de parto mientras era examinada superficialmente por un médico y una enfermera. El retraso en el traslado al hospital provocó la muerte del bebé de la joven madre. La pérdida del niño -y el trauma que le causó- fueron ambos resultados directos del abuso de género en la custodia de la inmigración británica, explica Wilson.

Los daños físicos y psicológicos de estas intervenciones también han sido evaluados de forma independiente. En 2015, el Grupo Independiente de Expertos Forenses, compuesto por “preeminentes especialistas independientes en salud que proporcionan asesoramiento técnico y experiencia en casos en los que se presentan acusaciones de tortura”, concluyó que “los exámenes de virginidad no son médicamente fiables y no tienen valor clínico o científico.” Continuaron: “Estos exámenes son intrínsecamente discriminatorios y, en casi todos los casos, cuando se realizan por la fuerza, provocan un dolor y un sufrimiento físico y mental considerables, por lo que constituyen un trato cruel, inhumano y degradante o tortura”.

Una declaració n conjunta de varios organismos de las Naciones Unidas en 2018 se hace eco de estas opiniones, calificando las pruebas de virginidad como una “violación de los derechos humanos”.

“Una forma de violación por parte del Estado” El Consejo Conjunto para el Bienestar de los Inmigrantes es una de las organizaciones británicas que ha apoyado anteriormente las peticiones de una disculpa formal por parte del Estado. Su director ejecutivo, Satbir Singh, afirma que las conclusiones extraídas de las pruebas demuestran que los funcionarios del Ministerio del Interior británico hacían “todo tipo de suposiciones sobre la cultura sudasiática”.

El razonamiento del gobierno británico, según Singh, era que si una mujer casada tenía un himen que se percibía intacto —”se percibía” porque la idea de que el himen cubre completamente la abertura vaginal hasta que se rompe durante el coito es un concepto erróneo—  esto era una prueba de que su matrimonio era una farsa. Si se concluía que el himen de una mujer soltera no estaba intacto tras el examen, los funcionarios de inmigración pensaban que eso significaba que ya estaba casada.

El propio gobierno dio a conocer su lógica para utilizar estos procedimientos. En marzo de 1979, David Stephen, asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth, emitió un informe en el que decía: “Si los funcionarios de inmigración o de los certificados de entrada sospechan que una chica que dice ser soltera está en realidad casada, o si una mujer que llega al aeropuerto de Londres y dice ser la prometida de un hombre residente aquí es en realidad una esposa que busca reunirse con su marido y evitar la ‘cola’ para un certificado de entrada, en ocasiones han pedido una opinión médica sobre si la mujer en cuestión había tenido hijos o no, siendo una suposición razonable que una mujer soltera en el subcontinente sería virgen (sic)”.

Un afiche que llama a protestar contra “prácticas racistas” contra migrantes en Reino Unido.

La política de inmigración “era una táctica cínica que utilizaba los valores patriarcales de las comunidades asiáticas en su contra”, afirma Rahila Gupta, directora interina de Southall Black Sisters, uno de los grupos que hicieron campaña contra las pruebas de virginidad en el aeropuerto de Heathrow. “Yo diría que es una forma de violación de Estado, que supone una invasión de la intimidad de la mujer del tipo más atroz”.

Barriendo con una historia desagradable A finales de enero de 1979, organizaciones que representaban a diversas comunidades de inmigrantes en el Reino Unido —en particular Awaz (colectivo de mujeres asiáticas del Reino Unido) y OWAAD (Organización de Mujeres de Ascendencia Africana y Asiática)— comenzaron a protestar en el aeropuerto de Heathrow y en las calles del centro de Londres.

Una ola de reclamos se extendió también por la India a raíz de los informes sobre esta práctica, lo que dio lugar a varias protestas en Nueva Delhi. La escritora y activista india Urvashi Butalia, que entonces tenía veintitantos años, recuerda vívidamente las acciones civiles. “Mi madre Subhadra Butalia, con su grupo feminista Stree Sangarsh, y la abogada Chandramani Chopra, estaban al frente de las protestas. Todas nos plantamos frente a la Comisión Británica en Nueva Delhi gritando consignas. Mi madre y otras personas incluso saltaron las puertas para entrar en la Alta Comisión y presentar un memorándum para detener la práctica”.

La objeción pública a las pruebas de virginidad de las inmigrantes desencadenó también una respuesta diplomática: el entonces primer ministro de la India, Morarji Desai, escribió al gobierno británico dirigido por el laborista James Callaghan y el Alto Comisionado adjunto de la India, Pascal Alan Nazareth, del que se informó en su momento que había “registrado una enérgica protesta” ante Evan Luard, subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Cediendo al creciente escrutinio y condena, el Ministerio del Interior emitió una declaración vista por CNN, con fecha 2 de febrero de 1979. En ella, el departamento admite el uso de pruebas de virginidad y confirma que el Ministro del Interior ha puesto fin a los controles.

La práctica se detuvo, pero la ira permanece, alimentada por la falta de responsabilidad.

Una gacetilla del gobierno británico reconociendo la práctica, emitida el 2 de febrero de 1979.

Nunca ha habido “una admisión de culpa” por parte del Ministerio del Interior, dice Singh, del Consejo Conjunto para el Bienestar de los Inmigrantes. “Nunca han admitido que hayan hecho algo malo”.

El Ministerio del Interior no respondió a la petición de CNN de que comentara el uso de las pruebas de virginidad en las fronteras del Reino Unido en los años 60 y 70, ni tampoco cuando se le preguntó si alguna vez se presentó una disculpa formal a todos los que fueron sometidos a esa práctica.

Casi 43 años después de las protestas en el Reino Unido y la India, Holden, el parlamentario que propuso la legislación para criminalizar las pruebas de virginidad y la himenoplastia, quiere reconocer las acciones positivas del Estado, entonces y ahora. “Dejamos de hacerlo como gobierno hace décadas, pero también ahora estamos acabando con esas prácticas de forma más generalizada en la sociedad”, afirma.

Pero Rahila Gupta habla de “la hipocresía del Estado británico”, que planea salvaguardar a las mujeres vulnerables hoy en día y, sin embargo, barre su “desagradable historia”.

Reportaje adicional de Ladan Anoushfar. Editado por Meera Senthilingam. Fotografías de Betty Laura Zapata. Acerca del autor Pallabi Munsi Más noticias 1:45 A este ladrón no solo lo quiere detener la policía. Mira quién más lo busca 3:10 Así se disculpó Boris Johnson por el “partygate” ante el Parlamento Man United suspende a Greenwood tras acusaciones de violencia doméstica 1:31 El informe sobre Boris Johnson que podría definir su futuro político El príncipe Andrés niega las acusaciones de abuso sexual Lupa a Boris Johnson: investigan eventos en Downing Street en confinamiento